UNA RECETA PARA PALADARES QUE TIENEN LO QUE HAY QUE TENER...

Cerveza de temporada pensada y elaborada en Galicia a partir de ingredientes naturales.
Las materias primas de nuestra tierra están representadas por los
percebes da Costa da Morte.

Proceso de elaboración

Las materias primas responsables del carácter marino y iodado de esta cerveza se añaden en diferentes etapas de su elaboración.
Los percebes de Corme, frescos y enteros, se incorporan durante el
hervido del mosto cervecero, aportando así todos sus aromas y sabores. En la maduración entra el juego el Ramallo de Mar, primero mediante un
novedoso “dry seaweed” y después empleando técnicas clásicas de
infusionado.
Del mar a la botella.

Materias primas

  • Agua de A Coruña
  • Malta Pilsen y Tostada procedentes de variedades de cebada de dos carreras
  • Gritz de maíz
  • Lúpulos de las variedades Nugget, Perle y Magnum
  • La cepa de levadura exclusiva de Hijos de Rivera
  • Percebes de la cofradía de Corme
  • Ramallo de Mar de Porto-Muiños

Nota de maridaje

  • Ensaladas que empleen algas como base.
    Acompañadas de aliños que incluyan salsas de soja entre otros ingredientes.
    Makis y nigiris. En general cualquier plato tenga el sushi como base.
    Mariscos y pescados con preparaciones que respecten al máximo sus sabores y texturas (vapor, plancha, brasas suaves).
    Percebes con cachelos.  Los percebes cocidos en agua de mar para asegurar el perfecto punto de sal.

  • Estadísticas vitales

    Extracto original
    13ºP
    Volumen de alcohol
    5,4 %
    Unidad de color
    9 EBC
    Unidades de amargor
    23 EBU
    Temperatura idónea de consumo
    6 ºC

    Nota de cata

    Los aromas y sabores marinos, iodados, salinos…se integran con plenitud en una sea lager limpia, aromática y refrescante. Cerveza con una excelente drinkability

    De color dorado y brillante. Espuma blanca y generosa, como la que genera el mar al batir en la costa.

    Aroma franco a algas, percebes…a rocas marinas. El aporte de las maltas y los lúpulos suaviza e integra sus sensaciones iodadas.

    Surgen con suavidad los sabores aportados por las materias primas procedentes del mar, que se complementan con ligeras notas salinas. Las maltas dan soporte al conjunto. Prolongado final limpio y amargo.