EL PADRE DE LA LAGER VIENNA

ANTON DREHER (7 mayo 1810- 27 diciembre 1863)

Originarios de Alemania, la familia de Anton Dreher emigró a Austria buscando nuevas oportunidades.

Su padre, Franz Anton, trabajó en diferentes cervecerías hasta que finalmente, en 1796, pudo abrir su propia fábrica a las afueras de Viena.

Franz Anton falleció cuando Anton tenía solo diez años, pero su madre lo orientó para que se dedicase a la cerveza
y cuando tuviese la capacitación suficiente hacerse cargo del negocio familiar.

Tras recibir una formación básica entró como aprendiz en la Simmeringer Brauerei a cargo del reputado maestro cervecero Georg Meichl.

Terminado su aprendizaje, Anton decidió recorrer Europa para ampliar sus conocimientos. En uno de esos viajes entabló amistad con Gabriel Sedlmayr y su hermano Josef, herederos de la cervecería muniquesa Spaten.

Anthon Dreher

Viaje a Gran Bretaña

Tanto Anton como los Sedlmayr tenían claro que sus técnicas de producción estaban obsoletas y era necesario ver cómo trabajaban en Gran Bretaña, que por aquel entonces era la potencia cervecera. A principios de la década de 1830 recorrieron juntos las cervecerías de Londres, Birmingham, Liverpool, Manchester, Sheffield, Newcastle, Edimburgo y Alloa.

En esas ciudades observaron como aplicaban los cerveceros el método científico a la elaboración de cerveza. Anton se mostró especialmente fascinado por las formas de malteado y el buen trabajo que estaba haciendo Barclay Perkins en Londres.

Esos viajes son conocidos en la historia de la cerveza por su picaresca. Se dice que Dreher y Sedlmayr “se apropiaron” de una buena parte de los secretos cerveceros británicos con unas formas por éticas. Al parecer, ambos iban siempre acompañados con bastones huecos que ocultaban un tubo de metal con válvula gracias a los cuales sustraían muestras de mosto y levadura que posteriormente analizaban en sus posadas. Otras fuentes sostienen que los sombreros de copa que llevaban también servirían a ese fin.

Probablemente haya mucho de leyenda en esta historia, pero no hay duda de que, como han afirmado autores como Michael Jackson, los cerveceros británicos estaban mucho más avanzados en la aplicación de las investigaciones pioneras en el campo de la bioquímica, en el control de la temperatura durante la producción de cerveza y en el uso de la energía de vapor.

Ese viaje tuvo tal repercusión que todavía hoy es considerado por muchos como la base para la primera producción metodológica de cerveza.

Regreso a Austria

A su regreso a Austria, Anton quiso aplicar todo lo que había visto y en 1836 se asoció con su madre para poner al día el negocio cervecero. Trabajó especialmente el proceso de la conversión del grano en malta, atribuyéndosele el mérito de ser el primer productor en aplicar el proceso de malteado inglés en el continente.

Con el apoyo de la fortuna de su esposa, en 1839, Anton se independizó de su madre, lo que le permitió llevar su trabajo a un nuevo hito. Desarrolló una nueva malta con la que se podía producir una cerveza mucho más clara y de calidad excepcional.

De baja fermentación, cobriza, con gusto limpio, dulce y maltoso, la Schwechater Lagerbier se lanzó a finales de 1840. Fue tal el éxito que otros cerveceros centroeuropeos la imitaron dando lugar la Lager Vienna, un estilo único que ha llegado a nuestros días.

En 1861, el propio emperador Francisco José I visitaría la cervecería y otorgaría a Anton la Orden imperial de Francisco José por sus méritos. Y es que Dreher también fue pionero en la forma de gestionar una empresa cervecera. Integró en su negocio el cultivo de cereales y lúpulo, para lo cual adquirió tierras en Bohemia y Austria.

Cultura de Cerveza

Comentarios

Warning Debes iniciar sesión para escribir un comentario.