¿Chef?¿Alquimista?¿Químico? Yo, maestro cervecero

¿Quiénes elaboran la cerveza? El papel del elaborador de cerveza ha evolucionado mucho a lo largo de la historia. De los primeros cerveceros de Mesopotamia y Egipto, la producción paso a manos de las alewives en las islas británicas o a los monjes de Centroeuropa. En el momento en el que la cerveza se convirtió en una actividad comercial surgieron los maestros cerveceros, agrupados en gremios, que eran los encargados de conservar y transmitir sus conocimientos, además de proteger sus intereses.

Con la revolución industrial, la figura del maestro cervecero experimentó su máxima evolución, convirtiéndose en una profesión que combinaba conocimientos técnicos y científicos. Aunque en fábricas de la dimensión de Estrella Galicia la producción está supervisada por un equipo especializado, el maestro cervecero sigue siendo el encargado de coordinar tareas y garantizar el resultado óptimo. En los últimos años hemos asistido a un cambio poco afortunado del término, ya que este título tiene detrás una formación de alto nivel. Este cambio, probablemente venga de los inicios del fenómeno craft beer en EEUU, donde el término maestro cervecero no era un título formal sino una descripción de un trabajo. En Europa existen numerosas titulaciones que se obtienen tras finalizar una educación especializada, desde el braumeister aleman al técnico de cerveza y malta español, pasando por el master brewer británico.

El maestro cervecero como chef

Garret Oliver, divulgador y maestro cervecero, ha descrito y reivindicado la función del maestro cervecero actual. Diferenciando a los profesionales de los advenedizos:

“El maestro cervecero es, en esencia, el chef de la cervecería. Un chef es el responsable del personal y los equipos de cocina, del menú, de la seguridad alimentaria, de la invención de nuevos platos y el máximo responsable de cada bocado de comida que se sirve en la mesa de un restaurante. Del mismo modo, el maestro cervecero a menudo diseña la cervecería, forma al personal, mantiene el equipo limpio y funcionando correctamente, pide los ingredientes y suministros de la cervecería, mantiene los costes de producción ajustados, diseña cada cerveza hasta el último detalle, supervisa el envasado, el control de calidad y después sigue la cerveza en el mercado para asegurarse de que siempre cumple las expectativas de los clientes. Al final de todo esto, él o ella puede representar a la cervecería en público y formar al personal de ventas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *