LOS ESTILOS DE CERVEZA MÁS NAVIDEÑOS

Para las cervecerías de todo el mundo, la Navidad pone el colofón al año natural. Además, muchas de ellas aprovechan este momento para lanzar al mercado una receta especial con la que celebrar las fiestas y felicitar a sus clientes. Vamos a repasar los estilos de cerveza más navideños.

Normalmente estas cervezas de temporada salen al mercado a finales de octubre. La mayoría de ellas se caracterizan por tener un contenido en alcohol más elevado, más carácter, una mayor presencia de malta y en algunos casos especias o añejamientos en barrica.

Son solo unas características generales porque si algo define a las Cervezas de Navidad es su heterogeneidad. Podemos encontrar una infinita variedad que va de Lagers cristalinas a Imperial Stouts cargadas de frutas. En esa diversidad, influyen tanto la escuela cervecera a la que pertenece la fábrica como la absoluta libertad que se concede al maestro cervecero. Conozcamos un poco más sobre los estilos de cerveza más navideños.

Bière de Noël y X-Mas Beer

Indiscutiblemente, Bélgica es el país de la Cerveza de Navidad. Cuenta con dos centenares de etiquetas consagradas a esta época e incluso la celebra con un festival en el que solo se sirven cervezas navideñas.

Si ya de por sí resulta complicado encuadrar muchas cervezas belgas en estilos concretos, la Bière de Noël o XMas Beer es todavía más inclasificable. Aún así, muchas de ellas están marcadas por la interpretación que los belgas hicieron de la Scotch Ale. Esta interpretación viene influenciada por las tropas británicas que se acantonaron en la región durante la Primera Guerra Mundial.

Los ejemplos más conocidos de cerveza belga de Navidad suelen ser dulces y cobrizos, desprender aromas a caramelo y alcanzar con facilidad el 8% de alcohol en volumen.

Gordon Xmas sería un referente por la influencia que tuvo en otros productores cuando salió al mercado, en la década de 1930, pero Bush de Noël es una recomendación que nunca falla.

Winter Bock

Holanda y los países de habla germana tienen una larga tradición de cervezas de invierno. En este caso se trata de cervezas oscuras y de baja fermentación. Su contenido en alcohol fluctúa entre el 6 y el 8% y abundan las notas maltosas y licorosas.

Los cerveceros holandeses comienzan a venderlas en octubre y suelen ser bastante creativos en sus recetas. En el caso alemán, al estar restringidos por la Reinheitsgebot, la experimentación está contenida. Sin embargo, la experiencia acumulada en estilos como la Doppelbock o la Weizenbock hace que la mayoría de las propuestas sean interesantes y permitan entrar en calor los días más fríos del año.

Además de la clásica y poderosa Samichlaus de la austríaca Schloss Eggenberg, un buen ejemplo sería la tostada y sabrosa Winterbock de la cervecera familiar Ayinger.

Winter Warmer

Samuel Smith ocupa un lugar de honor en la historia de la cerveza. Absolutamente independiente y tradicional, la cervecera de Yorkshire se hizo un hueco en el corazón de los aficionados de todo el planeta por su trabajo en la recuperación de estilos como la Oatmeal Stout o la Imperial Stout. Estas etiquetas sirvieron de inspiración para los nuevos cerveceros estadounidenses de principios de la década de 1980.

A esa lista de estilos salvados se unió hace más de treinta años la Winter Warmer. Una Ale que elaboraban para el invierno y la Navidad las cerveceras británicas. Winter Welcome es una cerveza ambarina-cobriza, con espuma cremosa, aroma floral y gran sabor a caramelo y mantequilla.

Muchos de estos elementos provienen de la fermentación en tanques de piedra conocidos como “Yorkshire Squares”. Más contundente resulta la Christmas Ale de Harvey’s –7,5% de alcohol en volumen–, una Barley Wine repleta de maltas caramelo, frutas pasas y reminiscencias a vinos encabezados.

Julebryg

Hasta hace muy poco la Julebryg, la cerveza danesa de Navidad, estaba restringida a la baja fermentación, pero con la proliferación de fabricantes en la región, las opciones se han incrementado considerablemente. Hoy en día, en noviembre podemos encontrarnos desde la clásica Tuborg Julebryg –una Pilsner elaborada con malta Múnich, caramelo, regaliz y solo un 5,6% de alcohol en volumen– a las propuestas de Mikkeller o Amager, que cada año nos sorprenden con una receta innovadora. Tradicionalmente, en Dinamarca la Julebryg acompañaba al ganso de Navidad. Esa noche, a los niños se les permitía tomar una cerveza con muy poco alcohol y extremadamente dulce. ¡Cuánto han cambiado los tiempos!

Cervezas de Navidad en el mundo craft

Fritz Maytag, es el pionero de la cerveza craft estadounidense. Lanzó en 1975 su Christmas Ale, que fue la primera cerveza de Navidad en comercializarse tras la Prohibición. Su modelo lo siguieron otros fabricantes del país hasta la eclosión del lúpulo.

La elegante etiqueta de la cálida y golosa Christmas Ale de Anchor cambia cada año, representando un árbol diferente, pero además de esa ilustración los cerveceros modifican diferentes aspectos de la receta, concediendo una especial atención a las especias, que siempre se mantienen en secreto.

Cultura de Cerveza

Comentarios

Warning Debes iniciar sesión para escribir un comentario.