La clasificación cervecera o cómo comparar manzanas con manzanas

Hasta finales de la década de 1970, el mundo de la cerveza únicamente había tenido la necesidad de clasificar los diferentes productos por motivos comerciales o impositivos. La aparición de autores como Michael Jackson demostraron que el mundo de la cerveza era apasionante. Al estar tan vinculadas a sus comunidades, muchas fábricas tenían interesantes historias que contar. En algunas de ellas incluso se producían cervezas únicas para las que hacía falta un lenguaje descriptivo, una clasificación cervecera que las situase en el mapa cervecero mundial.

Fue Michael Jackson quien acuño el término «estilo» para agrupar las cervezas de todo el planeta con características similares. Inicialmente vinculó el estilo con ingredientes, pero en una segunda fase las cervezas fueron agrupadas por tipo de fermentación. Esta clasificación podía haber quedado en un mero apartado para los historiadores y aficionados más apasionados si no hubiese surgido el fenómeno de la cerveza craft americana. Inspirados por los documentales y los libros de Michael Jackson, miles de jóvenes comenzaron a elaborar cervezas en sus cocinas y garajes. Estos cerveceros caseros o homebrewers acabaron agrupándose para compartir sus conocimientos y comparar el resultado de sus horas de elaboración. La American Homebrewers Association, presidida por Charlie Papazian, acabó aglutinando a todas ellas.

Las guías de estilo

A la sombra de la American Homebrewers Association comenzaron a surgir concursos que premiaban a los elaboradores caseros más talentosos (muchos de ellos acabarían convertidos en reputados cerveceros comerciales). A medida que el número de participantes crecía, Charlie Papazian fue consciente de la necesidad de clasificar las cervezas con un sistema que definiese claramente sus características, así como de formar jueces que pudiesen valorar las cervezas según estos parámetros.

Papazian recurrió a Michael Jackson, Dave Line y Fred Eckhardt. Todos coincidieron con que la forma óptima de valorar una cerveza era basándose en las características de un estilo. Los jueces evaluarían las cervezas de los concursos basándose en su coincidencia con las características generales del estilo en el que hubiesen sido inscritas.

Así surgieron las Beer Style Guidelines, que se convertirían en el primer estándar de clasificación de cervezas. Es un sistema dinámico que se actualiza anualmente siguiendo los comentarios de los jueces y cerveceros. Es raro el año en el que no se incluye un nuevo estilo, se hagan subdivisiones o se modifiquen parámetros (en el caso de que el mercado haya provocado cambios en los mismos).

Ante las críticas a las Beer Style Guidelines, por su supuesta limitación de la creatividad de los cerveceros, Charlie Papazian sostiene: “Se puede juzgar de otras formas, pero los estilos son una herramienta adecuada para comparar manzanas con manzanas y, lo que es más importante, para limitar el número de cervezas en una categoría. Con las competiciones ahora juzgando miles de entradas, o las divides por estilos o lidias con un verdadero caos».

Las Beer Style Guidelines pueden descargarse gratuitamente en la página de la Brewer Association.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *