Gilgamesh y Ninkasi: los primeros mitos de la historia cervecera

Las diferentes excavaciones realizadas desde mediados del siglo XIX revelaron importantes aspectos sobre los procesos de producción de alimentos en las culturas mesopotámicas. Aún así, son los primeros textos administrativos y literarios los que brindan más información sobre la elaboración de cerveza en Sumeria y Babilonia.

De todos ellos, los más importantes son la “Epopeya de Gilgamesh” y el “Himno a Ninkasi”. Ambos dan fe de la importancia que debía tener la cerveza en esas antiguas sociedades y hacen hincapié tanto en los procesos de elaboración.

En la “Epopeya de Gilgamesh”, el salvaje Enkidu —creado por los dioses para frenar los desmanes del rey Gilgamesh de Uruk— es “civilizado” por una prostituta llamada Shanhat, que le enseña a comer pan y beber cerveza, revelando que la elaboración de la bebida es una piedra angular de la civilización.

La “Epopeya de Gilgamesh” (fragmento)
Enkidu no sabía nada sobre comer pan,
Y a beber cerveza no le habían enseñado.
La ramera habló con Enkidu, diciendo:
“Come la comida, Enkidu, es la forma en que uno vive”.
Bebe la cerveza, como es costumbre en la tierra “.
Enkidu comió la comida hasta que se sació,
Bebió la cerveza, ¡siete jarras! ¡y se volvió locuaz y cantó con alegría!

El “Himno a Ninkasi” es un poema dedicado la deidad de la elaboración de cerveza (su nombre significa “la señora que llena la boca”). Las copias que nos llegaron corresponden al período de la Antigua Babilonia (alrededor de 1800 a.C.) y a pesar de bastantes ambigüedades, detalla el proceso de elaboración de esta bebida.

Para elaborar la cerveza del “Himno a Ninkasi”, el bappir —un pan de cebada con hierbas aromáticas— debe mezclarse con dátiles y miel.

Después se sumergirá en una vasija con agua y vino. Tras la fermentación se filtrará y se obtendrá una bebida “como una embestida del Tigris y el Éufrates”, lo que puede interpretarse como que, al igual que la crecida de esos dos ríos, la cerveza traía vida a quienes la bebían.

En 1989, la cervecería Anchor de San Francisco elaboró la que está considerada la primera recreación de una cerveza antigua. El pionero Fritz Maytag contactó con Miguel Civil, un especialista en la cultura sumeria que en 1964 había publicado una de las mejores traducciones del himno a la diosa Ninkasi. En el proyecto también participó Solomon Katz, un bioantropólogo de la Universidad de Pennsylvania. Juntos crearon una cerveza con un 3,5% de alcohol en volumen, sin lúpulo, menos gas y un eminente gusto maltoso.

Anotaciones
1. La “Epopeya de Gilgamesh” fue escrita alrededor del 2500-2000 a. C. en tablillas de arcilla, utilizando escritura cuneiforme. Además de la versión original en lengua sumeria, se conservan versiones posteriores en lengua acadia e hitita.
2. Las ruinas de Uruk fueron descubiertas en 1844 por una expedición inglesa.
3. Ninkasi ha dado nombre a numerosas cervezas y cervecerías, la más conocida es la Ninkasi Brewing Company, fundada en Oregón en 2006.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *