El comienzo del malteado en Europa, en palafitos sobre el agua hace 6000 años

En las últimas dos décadas las investigaciones arqueológicas relacionadas con la cerveza se han multiplicado. Los restos descubiertos en los asentamientos palafíticos de Sipplingen-Osthafen y Hornstaad-Hörnle, a orillas del lago de Constanza (en el estado alemán de Baden-Württemberg), han aportado una valiosísima información.

Las modernas técnicas de laboratorio han permitido concluir que hace 6.000 años los habitantes de este asentamiento de viviendas construidas en el agua sobre pilares, ya malteaban el cereal, un proceso mediante el cual el grano se germina y después se seca o se tuesta. 

Aunque los arqueólogos no han podido concluir que los pobladores malteasen el cereal con el fin de elaborar cerveza, a tenor del lugar en el que se encontraron los restos, todo indica que ese sería su fin. Así lo cree  el investigador Andreas Heiss, de la Academia de Ciencias de Austria, para quien las únicas dudas residen en si la bebida se elaboraba allí mismo y cuál era su contenido en alcohol.

El descubrimiento tiene un gran valor para la historia cervecera del continente europeo, ya que hasta ahora se pensaba que las cervecerías más antiguas de la región estaban situadas en asentamientos celtas de Baden-Württemberg, datados entre el siglo V y el IV antes de Cristo. Heiss, cree que están increíblemente cerca de conseguir nuevas conclusiones que aportarán más luz sobre nuestros antepasados cerveceros.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *