Ala.ni: sueños de jazz en el Teatro del Arte

17/03/2017
Compartir en
destacada-crónica-ala.ni

Texto: Pablo Luque

“Es muy tarde, debería de estar durmiendo”, decía entre risas Ala.ni nada más salir a escena a eso de las once menos cuarto de la noche. Sin embargo, los que a partir de ese momento vivieron un sueño fueron los asistentes, gracias a la magnética voz de una cantante que parece venida de otro tiempo.

El Teatro del Arte, un íntimo y acogedor recoveco en el madrileño barrio de Lavapiés, fue el lugar perfecto para que la cantante inglesa de orígenes antillanos Ala.ni presentara su disco “You & I”, formado por cuatro EPs inspirados en cada una de las estaciones del año.

Crónica Ala.ni

Con “Cherry Blossom” abrió el concierto y trajo la primavera una semana antes de lo previsto. Acompañada sólo por un excelente guitarrista y ante un viejo micrófono de cinta RCA que debía de tener no menos de cincuenta o sesenta años,  Ala.ni hizo magia. Una voz que sale sin ningún esfuerzo de ese cuerpo tan pequeño, que en todo momento parece que te canta al oído y a la vez es capaz de transportarte décadas atrás a la época dorada del jazz.

 

Porque al rememorar este concierto las imágenes podrían aparecer en blanco y negro, y las melodías que salen de Ala.ni, enigmáticas y ensoñadoras, no sería descabellado recordarlas como si salieran de un disco de pizarra de los años veinte.

Crónica-Ala.ni

 

Sin embargo, la solemnidad y la altivez de las divas del jazz no casan con la personalidad de la británica. Hiperactiva y divertida, no dejó de hacer bromas con el público y no estuvo quieta ni un momento. En el tramo final incluso improvisó una canción con frases que el público había escrito en cartulinas antes del comienzo del concierto.

 

Entre una tenue iluminación “Darkness at noon” puso el corazón de todos en vilo, pero no todo fue dramatismo, para eso estaban “Ol’ fashioned kiss” y “To the river”, presentada por la propia artista como “una canción feliz sobre la muerte”. La conexión con el público fue total desde el primer momento, sus gestos al cantar eran puro reflejo de las emociones de las canciones.

Crónica Ala.ni
Después de unas versiones de Richie Havens y de Jimmy Webb, Ala.ni dio las buenas noches con un standard de jazz plagado de ternura. Cuando su hipnotizadora voz dejó de sonar en la sala y se encendieron las luces del Teatro del Arte, los allí presentes bajaron de las nubes y marcharon a casa a soñar de nuevo, esta vez sí, dormidos de verdad.

Suscríbete a nuestra newsletter