Texto: Miguel Ángel Ruiz

Asistir a un concierto de Ricardo Vicente siempre tiene algo de mágico. Es casi como verlo tocando en el salón de tu casa. Más aún si es en el Café Berlín, un lugar tan acogedor como mítico, indispensable en el mapa de la música en Madrid. El maño salió puntual al escenario, que pisa sin ofrecer la sensación de tener un plan, como si hubiera cogido la guitarra para tocar en la fiesta de unos amigos, pero con un magnetismo que se siente desde el primer momento, desde el primer acorde, desde que comienza a cantar las historias que cuentan sus canciones.

Prueba de ello es, por ejemplo, que el setlist de la presentación de su último disco, ‘A Lo Mejor Yo Te Gusto’ (Intromúsica Records), comenzó con ‘Museo Británico’, que escribió para Francisco Nixon. De hecho, hubo que esperar hasta casi la mitad del repertorio para escuchar ‘Nosotros Los Ahogados’ y ‘Cuando Louis Conoció A Papillon’. Antes, ya habían sonado temas de sus tres anteriores trabajos: ‘El Problema De Los Tres Cuerpos’, ‘¿Qué Haces Tan Lejos De Casa?’ y ‘Hotel Florida’.

La banda que le acompaña, dirigida por Nahum García, funciona muy bien. El productor y guitarrista incluso salió airoso del reto de imitar la voz de Zahara en ‘Belleza Y Miedo’. Después llegó ‘El Palacio De Los Gansos’ y ‘Llamemos A Un Guardia’, uno de los temas más coreados de la noche junto con la canción con la que empezó la carrera musical de Ricardo Vicente, como él mismo explicó: ‘Todos Tus Caballos De Carreras’.

Tras una pequeña parada, la recta final, y una de las sorpresas del concierto, ‘Reactor nº 4’, como guiño al hype que despierta actualmente la serie de HBO sobre el accidente de Chernobyl, en 1986. Para finalizar, ‘Belleza Y Tiempo’ y la bellísima ‘Trampa 22’, a dos guitarras. Un broche de oro digno de una noche llena de grandes canciones, cercanía y honestidad.

Artistas relacionados

Síguenos en Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter