Jairo Zavala asegura que “Depedro”, nombre que le ha servido para denominar su proyecto musical más personal durante los últimos 10 años, lo escogió porque le resultaba “muy familiar, muy cercano”. Quizás ese sea el fundamento y la clave del éxito de la carrera musical de este trotamundos de Carabanchel. Lo que es seguro es que esa es la principal razón por la que recordaremos el íntimo y especial encuentro con él en Lemon Rock Bar Hostel el pasado miércoles, 4 de diciembre, celebrando el concierto número 10 de la gira por los 10 años de SON Estrella Galicia.

Depedro desprende cercanía y tranquilidad pasmosa en todo lo que hace. Ya sea sobre un escenario frente a miles de personas, tocando con Calexico o con su propia banda; o en una sala de gran aforo, en las que suele agotar entradas a velocidades también pasmosas, como sucedía en Capitol, de Santiago, hace unas semanas. Es un músico de los que gana en las distancias cortas, con una guitarra y sus canciones. Si ese escenario lo trasladamos a un lugar mágico, en pleno centro de Granada, como Lemon Rock Bar Hostel, lo tenemos ambar y en botella.  

Depedro no solo representa a la perfección el espíritu de SON Estrella Galicia, también el de esta gira especial por los 10 años de SON EstrellaGalicia: un músico de grandes recintos (casi tan grandes como su sensibilidad a la hora de escribir canciones) que vuelve a un formato reducido, acústico y especial para brindar por nuestros 10 años.

Aunque Depedro se presentó solo con su guitarra en Lemon Rock, no estuvo solo. Lo acompañó una banda de 140 coristas que, además de ser buenos cantando, como afirmó el propio Jairo, también fueron rápidos en agotar en tiempo récord las poquísimas entradas que había a la venta. Buenos coristas, pero también buenos bailarines, porque la cumbia y el baile no faltaron en una noche de miércoles que sabía a viernes: “creo que esto se me está yendo de las manos”, apuntaba Depedro, “esto tenía que ser un concierto calmadito, pero mirad…”, añadía el músico madrileño, que es pieza esencial para entender la música independiente de nuestro país. Desde La Vacazul (con los que publicó cinco discos) hasta Zolo Zeppelin (de versiones de Led Zeppelin) pasando por 3.000 Hombres o siendo músico para otras bandas como los ya nombrados Calexico o Amparanoia, la carrera musical de Jairo Zabala es un viaje que comienza antes del proyecto Depedro y que se desarrolla también más allá de él. Precisamente Amparo Sánchez (Amparanoia) fue la protagonista de la sorpresa de la noche del miércoles cuando interpretó junto a Depedro “La Llorona”.

Un canto que ha ido evolucionando de generación en generación, que han interpretado y adaptado desde Chavela Vargas hasta Joan Baez pasando por el propio Depedro, Raphael, Rebeca Jiménez o Vinila Von Bismark. Un guiño a México que Depedro incluía en su primer disco homónimo, publicado allá por 2008, y que nos introdujo por primera vez en el universo Depedro. Ese álbum, que cumplía una década el año pasado, que acabó materializada en un disco de colaboraciones, “Todo va a salir bien”, que repasaba las canciones más significativas de la historia de Depedro (como si alguna no lo fuera…!); incluía también temas como “Como el viento”, que no faltó anoche.

Y es que, aunque era una velada para despedir las canciones de “Todo va a salir bien”, no faltaron clásicos que, como en el caso de “Nubes de papel”, Depedro lleva tocado 10 años; como los 10 años de SON Estrella Galicia. Por esas canciones y por este proyecto de SON Estrella Galicia nos toca brindar hoy ¡Salud!

Artistas relacionados