Charlotte Adigéry

La satisfacción de comenzar un festival con los pies llenos de arena de playa; de reencontrarse con amigos que has hecho el año anterior; de seguir redescubriendo cada rincón de Formentera; de sorprenderte con propuestas musicales que no sabías que venías a ver; de sentir que el verano aún no ha terminado. Eso es SON Estrella Galicia Posidonia, mucho más que un festival, un estado de ánimo, que se ha celebrado del 11 al 13 de octubre en la hermosa isla de Formentera.

Sin prisas, sin aglomeraciones, 350 personas y una de las islas más paradisiacas del mundo, han sido algunos de los componentes esenciales de un festival que con tan solo tres ediciones ya ha conseguido ganarse el amor y el respeto de sus asistentes. No es sencillo conseguir unanimidad y aquí la hay. La familia #SONEGPosidonia se ha puesto de acuerdo y es consciente de que cada persona es parte esencial del festival y contribuye a que este sea lo que es. De ahí que cada comentario, cada propuesta, cada intolerancia a “x” alimento … sea tenida en cuenta por la organización del festival que está comisariado por el también genuino festival Sinsal SON Estrella Galicia.

No queremos crecer en cantidad, solo queremos crecer en calidad”, apuntaba Víctor Mantiñán, Responsable de Patrocinios Música Hijos de Rivera, el último día del festival y, continuaba su compañero Juan Martínez, “Así es, hemos ido tomando nota de todos los comentarios constructivos que ha hecho la gente y empezaremos a trabajar desde ya en ello. Si tenemos un festival de 8 queremos llegar al 10 y si tenemos un estival de 10 queremos llegar al 12”.

Nuestros mejores aliados estos días han sido la lista de difusión de WhatsApp (más que importante, teniendo en cuenta que todo es secreto y que las localizaciones de los conciertos y momentos gastronómicos se van conociendo sobre la marcha) y la guía del festival fabricada en papel piedra. Y es que, uno de los pilares básicos del festival es la sostenibilidad, otra de las características, además del cartel secreto, que SON Estrella Posidonia ha reproducido de su hermano mayor, el festival Sinsal. Porque un turismo sostenible y respetando el medio es posible: vasos de metacrilato, con los que Estrella Galicia lleva trabajando desde hace años como alternativa al vidrio y al plástico en festivales de música, ceniceros ecológicos para hacer que nuestro paso por la isla deje el mínimo rastro posible, y, por supuesto, usar plástico en casos muy extremos y con mucho cuidado “Os hemos tenido que dar las botella de agua en plástico para hacer las rutas guiadas, pero porque no teníamos otra opción, pero por favor, tiradlas en los contenedores que os vamos a prestar durante los recorridos”, explicaban desde el festival justo antes de comenzar una de las actividades estrella del sábado: los walkabouts, o rutas sonoras, en los que expertos biólogos y autóctonos nos sumergieron en la historia de la isla y de la Posidonia, el ser vivo más longevo del mundo (un equipo de investigadores del CSIC hallaron en 2012 en Formentera un clon de Posidonia oceánica con 100.000 años de edad).

Formentera está para recorrerla

Formentera huele a sal, a brisa marina, a romero, tomillo y erizo de mar. A sus higueras centenarias y al sol del mediodía repicando sobre la madera caliente de un embarcadero en es Pujols. El Parque Natural de Ses Salines, el Camí de Sa Pujada, Can Marroig o Cap de Barbaria conformaron las cuatro rutas sonoras del sábado. En total, 13 kilómetros de playas, dunas, posidonia, cuevas, arena, historia, flora y fauna, varaderos y canteras que escondían la música en directo de Elena Setien, Joana Serrat, Holly Miranda y Alondra Bentley. Todos ellos, formatos acústicos que pusieron banda sonora al walkabout 1: por el Parque Natural de Ses Salines (Ses Illetes), recorriendo la Playa de Llevant, dunas, Posidonia; al walkabout 2: por el Camí de Sa Pujada, adentrándonos en su historia, acantilados del Racó, Posidonia, varaderos; al walkabout 3: por el Parque Natural de ses Saline (Can Marroig) conociendo su historia, flora y fauna, varaderos, canteras; y al walkabout 4: por la arqueología, la flora, fauna y sociedad del Cap de Barbaria.

Experiencia gastronómica tan cuidada como la musical

Pero estas rutas musicadas no serían la única ocasión que tendríamos de disfrutar de Elena Setien, Joana Serrat y Alondra Bentley en directo. SON Estrella Galicia Posidonia sabe a dos mares, Atlántico y Mediterráneao. Y no hay mejor manera de contemplar su encuentro que con una Estrella Galicia bien fría a la vez que nos encontramos por sorpresa, mientras estamos tirados en el césped y degustando cómo la gastronomía gallega de fusiona con la de la isla, con la actuación de estas tres músicas. Eso sucedía el sábado, en el incomparable espacio Gecko Beach Club. Inmejorable paraíso para reponer fuerzas después de una mañana caminando por los rincones más mágicos de Formentera.

La noche anterior, el punto de encuentro gastronómico y musical tuvo lugar en el restaurante Es Cupinà, ubicado en plena playa d’Escupinà. ¿Conoces la sensación de sentirse como en casa, aunque estés a miles kilómetros de ella? Pues algo así sucedió el viernes noche en uno de los sitios con más encanto de la isla. Hemos perdido la cuenta de las de veces que este fin de semana hemos alzado nuestra cerveza al viento y hemos brindado. Había muchas cosas que celebrar: una de las islas más hermosas del mundo, Formentera; unos cuantos afortunados (350) disfrutando de ella y demostrando que un turismo responsable es posible; una selección gastronómica tan cuidada como la musical; y la mejor cerveza, Estrella Galicia. En definitiva, una aventura con todas las letras que la primera noche reunió sobre el escenario de Es Cupinà la fusión de música tradicional gallega y electrónica de Baiuca (uno de los grandes descubrimientos del festival), la elegancia nórdica de Otha y el tesón de uno de los mejores chefs del mundo, Javier Olleros.

SON Estrella Galicia es lo que es por su propuesta gastronómica y este 2019 el gran culpable de ello ha sido el chef Javier Olleros, que con ayuda de cocineros locales ha conseguido fusionar los sabores de la gastronomía gallega con los de la isla de Formentera. Este Estrella Michelin de Pontevedra, ha conseguido superar la no fácil tarea de dar de comer a 350 personas y conservar el cariño y su toque personal en cada propuesta. Muchos han sido los manjares que hemos podido degustar, y todos ellos adaptados a personas con intolerancias a algún tipo de alimento y a vegetarianos: el sábado por la noche, en la cena ofrecida en una increíble carpa ubicada en el Pilar de la Mola, el menú estrella se compuso por empanadas de merluza y berberechos en salsa verde, empanadas de zamburiñas y de verduras y paellas de carne, de verduras y mixtas. La guinda de este pastel la puso la bica, postre típico gallego similar al bizcocho con un ligero sabor a canela, que nos dejó el mejor sabor de boca para caminar unos metros, y llegar hasta la plaza del pueblo.

Imagina una de las fiestas más tradicionales de tu pueblo, imagina a todos los paisanos celebrándola, diferentes generaciones en comunión en la plaza central para festejar el final del verano. Ahora, añádele como colofón del día las actuaciones del MC norteamericano Oddisee, el sonido espacial de Arp Frique y la sesión de Ivy Barkakati. Muy loco ¿verdad? Pues así transcurrió la noche del sábado en El Pilar de la Mola gracias a SON Estrella Galicia Posidonia. Las incisivas letras de Oddisee, que volaba directo desde Vigo donde la noche anterior había ofrecido un concierto dentro de la gira por los 10 años de SON Estrella Galicia, calaron entre un público que no dudó en acompañar al rapero cuando este pedía colaboración. Un público que acabó coreando canciones y bailando al ritmo de beats que, en la mayoría de los casos, nunca antes había escuchado. Ahí reside la magia de un cartel secreto (y de SON EG Posidonia): que descubres bandas y sonidos a los que de otra manera seguramente jamás habrías llegado. Por su parte, los ritmos de Arp Frique llegaron directamente desde el espacio exterior hasta Formentera como potentísimas ondas gravitacionales de funk que nos hicieron no parar de mover los pies hasta entrada la madrugada. La emoción del momento y la belleza del lugar empujó incluso a que esa noche y la anterior se produjeran algunas peticiones de matrimonio entre el público. Afortunadamente, todas las respuestas fueron positivas.

Pero si de ritmo, locura y bailes hablamos, el MOMENTO de este año en SON EG Posidonia lo protagonizaba Charlotte Adigéry en la mañana del domingo. Los ritmos urbanos macerados en Bélgica pero de raíces caribeñas que presentó Adigéry enloquecieron a los allí presentes. Tanto es así que la artista no dudó en bajar hasta la pista del restaurante Blue Bar, fundirse entre el público e ir pasando el micrófono a los allí presentes para que la acompañaran en sus canciones. Chamánico, inolvidable, imposible describir con palabras. Ojo a Charlotte Adigéry, que puede dar muchas sorpresas en los próximos meses.

Para reponer fuerzas, después de esta comunión salvaje de ritmo y emoción, nada mejor que dejarnos llevar por las propuestas de Javier Olleros: frito de calamar, pulpo crujiente con mayonesa de kimchi, croquetas de jamón, hummus con verduras, ensalada taboulé, tartar de salmón con algas wakame, tabla de jamón ibérico, tabla de queso con mermelada de higos y de postre, tarta de queso de vaca, yogur y galletas y macedonia de frutas. ¡Broche de oro para la tercera edición de un festival que, un año más, ha contado con propuestas gastronómicas y musicales tan secretas como exquisitas!

Síguenos en Instagram

Cannot get other user media. API shut down by Instagram. Sorry. Display only your media.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter