Mark Lanegan

Texto: María Nieto

No es la primera vez que Mark Lanegan visita España. Su voz grave y firme y su aura de deidad country atormentada son ya un referente dentro del ciclo SON EG, y desde luego encarnan a la perfección el espíritu del American Autumn, ese hermano americano y melancólico que siempre trae alegrías a la familia sonora de Estrella Galicia.

Con estos precedentes, los cientos de habitantes de la Sala Capitol sabían lo que se iban a encontrar en el concierto del pasado 24 de noviembre… ¿lo sabían? ¿o creían saberlo? Porque Lanegan estrenaba disco en este concierto -apenas un mes de vida tiene ‘Somebody’s knocking’-, y porque el bardo de Ellensburg tiene lo que todos los genios: tendencia a sorprender. Así que la frase más repetida centre los fans de Lanegan era “está desatado”.

Y lo estaba. Pero empecemos las cosas por el principio.

Lanegan llegaba a Galicia con su flamante nuevo álbum bajo el brazo, y teloneado por Simon & Bonney: guitarra, violín, tutú rosa y voz desgarrada, actitud lánguida sobre el escenario y temas de aire melancólico… todo hacía indicar que la noche americana discurriría por los derroteros previstos.

Y entonces seis artistas completamente vestidos de negro subieron al escenario. Lanegan, con sus gafas de pasta y su altura demencial a la cabeza. Y comenzó la magia.

El que fuera líder durante los ochenta y noventa de uno de los grupos más destacados de la escena grunge de Seattle, Screaming Trees, con toda su aura torturada, con su voz profundísima, con sus letras melancólicas… comienza a moverse rítmicamente sobre el escenario. Sí, sus temas siguen hablando del dolor de estar vivo, de la tristeza de los amores perdidos y del vacío que todo lo llena, pero esta noche -solo esta noche- la intención de la banda es meter todo esto en una coctelera y servirlo bien frío y aderezado con sal. Ya volveremos a lo de siempre mañana, hoy toca darlo todo.

La concurrencia, que acudía convencida de que el concierto sería grandioso, sí, pero no alegre y animado, mitiga su asombro cerveza helada en mano y se decide: hemos venido a disfrutar.

Lo nuevo de Lanegan tienen tintes electrónicos y aura soul, y combina con éxito los palos de triunfo asegurado de la americana con una puesta en escena asombrosa e hipersobria -ni una luz enfocando al artista, la mayor de las penumbras sobre el escenario, y toda a luminosidad de una voz que ha marcado la historia de la música de una forma personalísima y esencial-. Suenan algunos clásicos, como Deepest Shade, Blind o Carnivale, pero es ‘Somebody’s Knocking’ el álbum que centra el directo. Y con mucho éxito, cabe destacar.

Hay algo de Cohen y bastante de Cave en este Lanegan sorprendente, libre y desinhibido que llena la Capitol con su voz de barítono y esa media sonrisa que intuimos más que vemos. Hay ganas de sorprender -Penthouse High es de todo menos previsible- y una lucha constante contra una oscuridad que en realidad domina.

Y hay vida. Porque esa noche lo más repetido en la sala Capitol era “está desatado”. Y cuando un pura sangre se suelta, no hay mejor alternativa que disfrutar de su libertad.

Síguenos en Instagram

Cannot get other user media. API shut down by Instagram. Sorry. Display only your media.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter