Monkey Weekend, la versión veraniega y más reducida de Monkey Week ha tomado este fin de semana las calles del Puerto de Santa María (Cádiz). Y lo ha hecho a base de música en directo que ha inundado cada encantador rincón del municipio gaditano que por tercer año consecutivo se convierte en el termómetro de la música que está por venir y claro indicador de que el verano ya está aquí. Con un SOLD OUT como una casa, y con la dificultad de poder entrar a algunos conciertos si no andabas un poco espabilado, el Monkey Weekend se consolida en su tercera edición como un festival ajeno a modas y postureos, donde no existen backstages, ni zonas VIP. Da igual el color tu pulserita, todos somos VIP en Monkey Weekend desde el momento en el que tardamos dos minutos en pedir una cerveza en una barra, desde ese instante en el que en tres minutos vas de un escenario a otro, desde el momento en el que puedes cenar (copiosamente) y no pagar más de 10 euros por cabeza; También somos VIP cuando no tenemos que hacer excesivas colas para poder pasar a un baño, cuando podemos ver el concierto de nuestra vida al lado del músico que hace dos horas ha protagonizado el otro mejor concierto de nuestra vida. En definitiva, uno es VIP cuando lo hacen sentirse VIP, especial, tratado con cariño. Y quizás ese sea el secreto de Monkey Weekend, que tratan a la música y a su público con el respeto y el cariño que se merecen.

Uno de los platos fuertes de esta edición era ese especial homenaje a “La Leyenda del Tiempo”, que se desarrolló en la noche del sábado. Justo un 16 de junio de hace 40 años se publicaba el legendario disco de Camarón que reescribió las páginas del flamenco y el festival no quería perder la oportunidad de brindarle un sentido tributo desde una abarrotada plaza de Alfonso X El Sabio. Con Derby Motoreta’s Burrito Kachimba como maestros de ceremonias y banda base, la velada arrancaba con un mano a mano entre Charly (Riverboy) y Dandy Piranha, cantante de DMBK, ataviado con una oportuna camiseta de Las Grecas, que se arrancaban con “Tangos de la Sultana” (*pincha aquí para ver la versión de este tema que grabó Carmen Boza para SON Estrella Galicia) Después llegaría el turno de “La Tarara”, de mano de Pájaro y Rául Fernández y de “Viejo Mundo”, con Rocío Márquez.

Las adaptaciones más arriesgadas, y quizás las más interesantes, llegarían de mano de la personal fusión de electrónica y cante de Bronquio y Álvaro Romero. “Homenaje a Federico” y “Mi niña se fue a la mar” sonaron como seguro las habrían hecho sonar Camarón, Ricardo Pachón y cía, si las hubiesen grabado en 2019. Más tarde, con Napoléon Solo como banda base, la noche se cerraba con más clásicos de un disco en el que todas sus canciones lo son. Soleá Morente, Antonio Arias y Lorena Álvarez subieron al escenario por separado para hacernos vibrar con “Bahía de Cádiz”, “La Leyenda de Tiempo” y, para terminar, “Volando Voy”, que terminó con todos los protagonistas del homenaje sobre un escenario que horas antes había visto desfilar por allí a formaciones ya veteranas del festival como All La Glory o Detergente Líquido. Como ya sucedió con “La Leyenda del Tiempo” hace 40 años, seguro que habrá amantes y detractores de este homenaje, pero lo que está claro es que el respeto y el cariño se apreciaba a leguas. Un tributo único para un disco que también lo es.

Después nos tocaría salir pitando hacia otro de los escenarios de Monkey Weekend, donde nos esperaban, ya sudorosos y con todos los niveles de actitud, psicodelia, stoner y rock and roll disparados, Los Estanques. “Qué barbaridad. Que maldita barbaridad”, se escuchaba entre las primeras filas de gente que abarrotaban la sala Milwaukee y flipaban con la banda cántabra. A esa misma hora, otras interesantes propuestas como Exnovios, La U.R.S.S, o Antifan se daban cita en alguno de los más de 10 escenarios con los que ha contado Monkey Weekend 2019.

Imposible, y a veces un poco frustrante, poder disfrutar de todos los conciertos, cierto; pero es verdad que había algunos marcados con rojo en esos (ya míticos) programas de mano que brinda el festival. La reunión de Vancouvers, el encuentro con los legendarios Flamin’ Groovies, el esperadísimo karaoke Los Juagares encabezado por el padrino del festival, Paco Loco, el show de Joe Crepúsculo o el especial concierto de Los Hermanos Cubero en una de las bodegas de la ciudad, son solo unos ejemplos.

Y si de emplazamientos con encanto hablamos, no podemos olvidar la Casa Monkey Week SON Estrella Galicia, que albergó conciertos como los de Alberto Acinas o Los Rosarios, la terraza del bar Santa María (kiosko restaurante con más de 70 años cuyas paredes esconden buena parte de la historia de la ciudad) desde donde disfrutamos de los directos SON EG de El Grajo o Amparito, o el impresionante castillo de San Marcos, que además del encuentro con los Flamin’ Groovies, albergó en la noche del viernes esa loca revisión kinki del rock andaluz que proponen Derby’s Motoreta Burrito Cachimba o las tonadas folclóricas de María Guadaña.

Y así, sin darnos cuenta, ha pasado otro Monkey Weekend. Y otra vez hemos vuelto a ser testigos de ese maridaje perfecto entre la mejor cerveza, Estrella Galicia, un lugar único, el Puerto de Santa María, emplazamientos con encanto, como la decena de escenarios con los que ha contado el festival y momentos irrepetibles, como el homenaje a “La Leyenda del Tiempo” de Camarón. ¡Brindamos por ello!

Síguenos en Instagram

Cannot get other user media. API shut down by Instagram. Sorry. Display only your media.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter