Por: Beatriz H. Viloria

 

Que bien superados los 60 puedas ofrecer un concierto como el que dieron los británicos anoche en Madrid es una meta a marcarse en la vida. Huelga decir que Colin Newman ya no es un jovenzuelo, no se mueve mucho y se ayuda de una tablet durante los directos, pero, a las cuerdas, el líder de Wire sigue siendo un maestro.

La sala Cool Stage sirvió de cálido refugio en una noche gélida a los seguidores de estos pioneros del art punk que, 40 años después de publicar su primer disco, Pink Flag (1977), demostraron que aún les queda cuerda. Durante casi una hora y media, los presentes se abstrajeron por completo con lo que ocurría sobre las tablas, toda una lección de historia musical.

 

 

Con su sonido minimalista pero robusto, atajaron Colin y compañía cuatro décadas de carrera, pues el más reciente Silver/Lead (2017) no acaparó el setlist. Y no contentos con su ingente discografía, Wire arrancaron con dos títulos nuevos, Be Like Them y Mind Hive, lo cual ya nos alerta de la llegada de un nuevo álbum. Fue con la reconocible Three Girl Rhumba, de su debut, cuando un hasta entonces atento y respetuoso público se soltó un poco, cabeceando a conciencia y, lo más seguro, con su adolescente interior bailando como un loco. A pesar de rescatar Ahead y Over Theirs de The Ideal Copy (1987), de los momentos más hipnóticos de la velada, la banda no va a lo fácil y también le saca brillo a canciones registrados en directo o en EP, dándole caña a Underwater Experiences. 

 

                    

 

Es toda una experiencia ver cómo el cuarteto traduce al directo su particular manera de estructurar y armar su cancionero. Comprobar que a pesar de haber evolucionado a cada paso, su sello inconfundible de los setenta se mantiene en la noventera Small Black Reptile. Y ser testigos de que su espíritu renovador no decae y tienen la vista puesta en el futuro en Playing Harp for the Fishes, aparentemente tranquila, pero de guitarras machaconas, donde Graham Lewis (bajo) se luce al micro. Él, junto a Robert Grey (batería) y el joven Matt Simms (guitarra), quien ya lleva casi una década con el grupo, completan el perfecto engranaje de Wire, dando forma a Hung, tema inédito que llevó al personal de viaje psicodélico a través de sus diferentes estados. 

Habían empezado puntuales y pasadas las 10 de la noche se retiraron, pero fueron reclamados con aplausos y vítores, y regresaron a escena visiblemente agradecidos. Era noche de fútbol y habíamos preferido pasarla con ellos. Se habían guardado como balas finales Used To y Stealth of York, obsequiándonos con unos últimos e intensísimos minutos. El punk no está muerto, desde luego. 

 

Síguenos en Instagram

Cannot get other user media. API shut down by Instagram. Sorry. Display only your media.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter