estrella galicia

Entroido 2019

Orejas de Carnaval

Orejas

Ingredientes

Para 20 orejas
  • · 550 g de harina de fuerza
  • · 50 ml de agua templada
  • · 75 ml de anís
  • · 100 grs de manteca de vaca ( si la conseguís artesana, estupendo, lo notaréis)
  • · 2 huevos caseros
  • · 100 ml. de agua templada.
  • · 2,5 ml de levadura en polvo royal
  • · 5 ml de sal
  • · Ralladura de un limón (limón casero de la huerta con mucho aroma)

Elaboración:

Yo he utilizado una amasadora (artefacto muy útil para estos menesteres) pero si las hacemos a mano, ponemos la harina en forma de volcán y vamos añadiendo los ingredientes en el medio.

Amasamos consistentemente hasta que tengamos una masa muy trabajada, manejable y compacta, que no se pegue a las manos.

A continuación añadimos los huevos, el agua templada, la manteca fundida , el anís (se puede poner además un poco de esencia de anís para intensificar el sabor ), la sal, la levadura y la ralladura del limón. Existen recetas en las que a la masa de las orejas no se le pone levadura, por la creencia de que añadiendo levadura, las orejas no saldrían crujientes. Yo siempre le pongo un poco y salen muy crujientes, por lo que parece que ese ingrediente (al menos en las cantidades que añado) no es lo que determina si están crujientes o no.

Amasamos unos 15 minutos y dejamos reposar una hora tapada con un paño a temperatura ambiente.

Ahora lo ideal es que alguien ayude en el proceso de estirar y luego freírlas. En mi caso no suelo tener ayuda, así que lleno la encimera, frío y luego otra vez al estiramiento.

Ponemos abundante aceite de girasol a calentar, con una corteza de limón y semillas de anís para dar aroma, y cuando el aceite esté muy caliente empezamos a freír. Se cogen las orejas con las manos y de camino a la sartén se estira la oreja un poco más, para darle el toque final y conseguir que queden aún mas finitas. Vamos echando una a una y le damos forma con dos tenedores, muy rápido, mientras la masa está blanda (más o menos en la mitad, y por un solo lado arrugamos la masa para darle la forma de la oreja). Con esto, ademas de la imitación de una oreja lo que se consigue es que queden bien tostadas uniformemente.

Cuando están doraditas por un lado, le damos la vuelta para que se hagan por el otro. ¡Ojo! pues como el aceite está muy caliente le lleva muy poco tiempo freírlas. A continuación, las ponemos a escurrir colocándolas de canto en una fuente con papel de cocina debajo. De esta manera caben muchas más, se escurre mejor el aceite y no se van rompiendo. Además, si tengo que transportarlas a algún sitio es mucho mas seguro y cómodo, pues son muy delicadas.

¿El toque final? Las espolvoreo con azúcar glass que quedan más vistosas.

¡¡Y ya tenemos una buena fuente de orejas !!

Autoría: Mónica Prego de @pandebroa